1 de noviembre de 2008

Craviotto y Cravioto

Ayer, 31 de octubre, recibí un mensaje de Francisco Rafael Craviotto, de El Ejido, Almería España, donde dice lo siguiente:

Después de leer los blog de los Craviotto, resulta que todo acaba en que todos remanecemos en Varazze, Génova, Italia. Lo único que cambia es la doble T que aquí en España conservamos y allá en América no, y me gustaría saber el motivo.

De acuerdo con los datos que he encontrado, el primer Cravioto que llegó a México se llamaba Simone Craviotto (Simón Cravioto), originario de Varazze, Génova, y asentado como comerciante en Huauchinango. Así lo consigna Antonio Peconi en su libro Italianos en México: la emigración a través de los siglos (Instituto Italiano de Cultura, México, 1998).

Adicionalmente, en el libro Alfonso Cravioto, un liberal hidalguense, el periodista Miguel Ángel Granados Chapa informa que la pérdida de la "t" fue un acuerdo tomado por los cuatro hijos de Simón Cravioto (Rafael, Francisco, Simón y Agustín) hacia el año 1846 y obedeció a un afán de mexicanización (a pesar del cual, siguieron siendo conocidos en su ciudad natal como "los italianos de Huauchinango").

Granados Chapa añade que en ese mismo año, 1846, Rafael Cravioto, de tan sólo 17 años de edad, fue nombrado capitán de la Guardia Nacional cargo con el cual, el año siguiente, enfrenta la invasión norteamericana "en la nueva patria de su padre", al mando de 63 soldados de la Compañía de Granaderos del undécimo Batallón de Huauchinango.

El afán de mexicanización (y la pérdida de la doble t) pudo obedecer entonces a que al pelear contra invasores extranjeros, los hijos de Simón Cravioto consideraron que no era muy conveniente que su apellido se leyera tan genovés.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario