11 de diciembre de 2011

Rafael Cravioto Muñoz, Medalla Miguel Hidalgo y Costilla 2011

Rafael Cravioto Muñoz (1915-2006) fue elegido por el Congreso del estado de Hidalgo para recibir la medalla Miguel Hidalgo y Costilla, correspondiente a 2011, distinción que reconoce post mortem a “los hidalguenses cuya obra y aportaciones en las diversas áreas del conocimiento humano o el arte, redunden en beneficio de la entidad o hayan coadyuvado al desarrollo de la misma”.



Nacido en Pachuca, Hidalgo, en diciembre de 1915, Rafael Cravioto Muñoz fue alumno y catedrático del Instituto Científico Literario y de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Profesor normalista, maestro en Ciencias de la Educación por la Escuela Normal Superior, fue también director de la escuela normal Benito Juárez (1964). Durante 26 años dirigió El Sol de Hidalgo (1949-1975). Fue miembro de la Academia Nacional de Historia y Geografía. En 1970 fue electo presidente municipal de su ciudad natal y en 1973, diputado al H. Congreso de la Unión.

En el prólogo a Memorias de un adolescente (1986), libro de Cravioto publicado por la  UAEH, Juan Manuel Menes Llaguno, actual titular de la Secretaría de Contraloría y cronista de Hidalgo, relata que Cravioto realizó sus primeros estudios "en una verdadera peregrinación por la República debido a que su padre, militar revolucionario, cambiaba constantemente de vecindad en razón de sus actividades en el ejército. Es en el Colegio Cudrén de Pachuca -dirigido por el inolvidable maestro don Daniel Rodríguez-, donde concluye, en 1926, su educación primaria. Debido a su corta edad y a la rigidez de los estatutos del viejo Instituto Científico Literario, no pudo ingresar de inmediato a ese plantel, y hubo, entre tanto, de trasladarse con su progenitor a la hacienda del Zoquital, en donde radicó por espacio de un año hasta cumplir la edad requeridad para su ingreso al Insti, del cual tuvo que retirarse, sin concluir sus estudios debido a la precaria situación económica de sus padres (Rafael Cravioto Galindo y Carmen Muñoz Macías).

Afirma el cronista de Hidalgo: "Desde temprana edad, dice la nota biográfica que aparece en una antología de la Colmena Lírica -publicada en 1961- sin más armas que su vocación, se inició en el magisterio, en Actopan, cuando corría el año de 1935. Hizo un curso de capacitación pedagógica en Zacualtipán, en las memorables misiones culturales y obtuvo su primer diploma de maestro rural en 1936. A partir de entonces se inició un nuevo peregrinar, ahora por diferentes comunidades del Estado. Aprovechando los tiempos libres, se matriculó en la Escuela Normal Benito Juárez, de Pachuca, y obtuvo el título de profesor de educación primaria, en 1946. Un año más tarde ingresa a la Escuela Normal Superior, y en ella alcanza, en 1950, el grado de maestro en Ciencias de la Educación".

De acuerdo con datos de la Comisión para la entrega de la Medalla Miguel Hidalgo y Costilla, Cravioto cultivó la poesía desde muy joven y formó parte del Club Mesa y Sobremesa, que fundaran en Pachuca el general Francisco L. Urquizo y el profesor José Ibarra Olivares. En 1938 publicó sus primeros versos, incluidos en la Antología de poetas hidalguenses de Rafael Vega Sánchez y en 1953, el libro Memorias de un adolescente . Como periodista colaboró durante 11 años en el semanario La Voz de Pachuca, dirigido por Ricardo Gayoso, aunque lo hizo también para los diarios La Renovación de Jesús Castañeda y El Observador de Adrián Guerrero Díaz. "En 1949, al fundarse el periódico El Sol de Hidalgo, laboró primeramente como corrector y cabeceador y después como columnista, el éxito de su notas fue tal que al siguiente año es nombrado director, cargo en el que permaneció por espacio de 26 años".

De 1965 a 1967, informa Menes Llaguno, Cravioto Muñoz se desempeñó como director de la Escuela Normal del Estado, cargo al que renunció por el aumento de trabajo en el periódico que dirigía. Y continúa: "Electo como presidente municipal de Pachuca para el periodo 1970-1972, se vio en la necesidad de abandonar sus cátedras en la Universidad, en la escuela Normal y en el Tecnológico, pero continuó simultáneamente al frente de El Sol de Hidalgo. Al finalizar su gestión como presidente municipal es propuesto como candidato a diputado federal" a la XLIX Legislatura, curul que ocupa de 1973 a 1976.

De acuerdo con datos de Raúl Arroyo, Rafael Cravioto fue "grado 33 de la masonería, fue Gran Maestro de la Logia; también presidió el Club de Leones de Pachuca. Luego de ser considerado prospecto para gobernador, tras la desaparición de poderes en 1975, se retiró de toda actividad pública encerrado "a piedra y libros", en su vasta biblioteca. Hacia fines de los 80 se reincorporó a la vida universitaria para ocupar los cargos de coordinador de Extensión y asesor de la Rectoría". En 1986, la UAEH editó el libro Memorias de un adolescente / Crónicas y poemas.

Dos matrimonios tuvo en su vida, recuerda Raúl Arroyo: "uno con Magdalena Melo Santander, nacida en San Felipe Orizatlán; otro con Ignacia Lima Valenzuela, pachuqueña, a quien sobrevivió algunos años. De su paso por el Ayuntamiento quedó la instalación de la Presidencia Municipal en el antiguo palacio de gobierno en la Plaza de la Constitución; la cubierta del Río de las Avenidas para hacer un pasaje peatonal entre las calles de Ocampo y Julián Villagrán; y la construcción del puente sobre el mismo río para unir las colonias Real de Minas y Periodistas".


Rafael Cravioto Muñoz murió en Pachuca, Hidalgo, en diciembre de 2006. En su sesión de 6 de diciembre de 2011, el Congreso de Hidalgo lo recordó como un hidalguense que “por su conocimiento, su sensibilidad, sus aportaciones, permitió que cientos de jóvenes alcanzaran a descollar en diversos aspectos de la vida de esta entidad”.


Los otros candidatos a la Medalla

Los diputados integrantes de la Comisión Especial que se encarga de estudiar las propuestas de candidatos a recibir la Medalla Don Miguel Hidalgo y Costilla, presidida por Julio César Estrada Basurto, plantearon en el documento que se trató de una decisión difícil, pues las otras propuestas también eran factibles, por lo que hicieron un reconocimiento a los otros dos candidatos: Genaro Guzmán Mayer e Ignacio Rodríguez Galván.

Hijo de campesinos, Rodríguez Galván es considerado el primer escritor romántico mexicano. Nació en Tizayuca, Hidalgo, 1816, y murió en La Habana, Cuba, en 1842. Fue narrador, poeta, dramaturgo, periodista y político. Además de miembro de la Academia de San Juan de Letrán, fundó el periódico Año Nuevo y se desempeñó como redactor de la sección literaria del Diario del Gobierno.

Por su parte, el escritor y poeta Genaro Guzmán Mayer, nació el 15 de mayo de 1909 en Actopan, Hidalgo, y murió el 7 de mayo de 1974. Fue autor de la novela Pasiones sangrientas y de comedias como La única mujer, Por la herida, Vetas y Bufón. Una importante avenida de Pachuca lleva su nombre.

La Medalla Don Miguel Hidalgo y Costilla se creó por decreto en Sesión Ordinaria del 8 de mayo de 2003. Desde entonces se han hecho acreedores a esta distinción personajes como el escritor y periodista Ricardo Garibay (Tulancingo, 1923 – Cuernavaca, 1999) y el artista plástico Byron Gálvez Avilés (Mixquiahuala, 1941 – Ciudad de México, 2009), autor del gran mosaico de cerámica de la ciudad de Pachuca, entre otros distinguidos hidalguenses.

Notas relacionadas:

Milenio Diario: "Reconocen a Rafael Cravioto".

El Independiente de Hidalgo: "Genaro Guzmán, Rafael Cravioto e Ignacio Rodríguez por la medalla Miguel Hidalgo".

Primos y alcaldes Cravioto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario