4 de febrero de 2008

Un liberal hidalguense

Alfonso Cravioto un liberal hidalguense, se titula la biografía escrita por el periodista Miguel Ángel Granados Chapa y publicada por Editorial Océano en 1984, con motivo del centenario del natalicio de don Alfonso Cravioto. El texto "comienza indagando los antecedentes familiares del liberal hidalguense[…] "En el segundo capítulo aparece Alfonso Cravioto haciendo su aprendizaje liberal en Pachuca y más tarde en la Ciudad de México al lado de los hermanos Flores Magón, en los brotes iniciales de antireeleccionismo [en el siglo XX], actitud que los conduce a la cárcel.

"El tercer tramo se compone de la actividad desplegada por Cravioto al frente de la revista Savia Moderna, donde hicieron su debut Antonio Caso y Alfonso Reyes, y que impulsó el arte pictórico de jóvenes como Diego Rivera o Ramos Martínez.

"El Ateneo de la Juventud; su antecedente, la Sociedad de Conferencias; y la liga de ambas agrupaciones con el modernismo, son la materia del cuarto capítulo, que contempla también a Cravioto diputado bajo las presidencias de Madero y Huerta, y preso una vez más por la dictadura militar en 1913.

"Como funcionario del ministerio de Educación de Carranza, Cravioto desarrolló una actividad que se aprecia en el capítulo quinto. Allí se habla también del papel de la Sección de Legislación Social de la que Cravioto fue miembro. "

En la fragua queretana se llama el capítulo sexto, pues en ella se forjó la Constitución de 1917 a cuya confección asistió Cravioto, elegido por segunda vez por sus paisanos hidalguenses.

"El capítulo séptimo presenta a Cravioto diputado nuevamente, y senador dos veces, al mismo tiempo que protagonista de amargos trances por su afiliación al carrancismo primero y al obregonismo después.

"En el capítulo ocho, se examina el trabajo literario de Cravioto, especialmente su único ligro formal, El alma nueva de las cosas viejas, editado en 1921.

"Embajador durante veinte años, la tarea diplomática de Cravioto en Guatemala, Chile, Holanda, Bélgica, Cuba y Bolivia, ocupan el espacio del capítulo noveno.

"Cierra este libro el capítulo diez, dedicado a Los años postreros, que van entre su retiro de la diplomacia activa en 1944 hasta su muerte el 11 de septiembre de 1955, cuando era otra vez senador por Hidalgo."

3 comentarios:

  1. Anónimo18:44

    Es curioso que me entero del libro de Granados Chapa ahora que anuncia su retiro del periodismo. Mi padre, que era tambien de Hidalgo y de apellido Castillo cuando escucho del tenor Humberto Cravioto recuerdo que comentaba: 'ese cantante debe ser de la famosa familia Cravioto, de Hidalgo)...Como mi padre fue tambien liberal (de hecho mazon), supongo que conocia bien de Don Alfonso, pues ademas fue contemporaneo de el.

    ResponderEliminar
  2. En el Centro de Información Cultural de Hidalgo tenemos lo que creemos que es el manuscrito original de "El alma nueva de las cosas viejas".

    Ojalá puedan visitarnos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. En el Centro de Información Cultural de Hidalgo tenemos lo que creemos es el manuscrito original de "El alma nueva de las cosas viejas".

    Ojalá puedan visitarnos para que lo conozcan.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar