1 de noviembre de 2014

Alfonso Cravioto, director general de Bellas Artes

Durante una visita al Museo Casa de Carranza me encontré con una exposición temporal titulada INAH: Heredero de una vocación. Periodo de Gobierno de Venustiano Carranza. A pesar de lo pequeño de la muestra, ubiqué varios datos interesantes sobre la gestión de don Alfonso Cravioto como director general de Bellas Artes. Por ejemplo, una de las cédulas informa sobre un proyecto para crear un Museo de Arte Colonial en el ex convento de la Merced, en la ciudad de México. Transcribo la cédula a continuación:

Con el afán de impulsar los proyectos del Museo Nacional, el director general de Bellas Artes, licenciado Alfonso Cravioto, proyectó la creación del Museo de Arte Colonial, que se ubicaría en el ex convento de la Merced, pues ya no había suficiente espacio para exhibir tanto las colecciones del Museo de Historia, Arqueología, como las de la Escuela Nacional de Bellas Artes.

Los planes para formar el nuevo museo venían de tiempo atrás: desde 1913 se contaba con un informe de las condiciones físicas del inmueble, después de su ocupación por las fuerzas militares. El proyecto se formalizó en el Diario Oficial de los Estados Unidos Mexicanos, con fecha del 24 de octubre de 1914; fue suscrito y firmado por el secretario de Instrucción Pública, Félix Palavicini. En el documento se destacó que, para instalarlo, se tenía en mente al Museo de Cluny de París; es decir, el Museo Nacional de la Edad Media, creado en 1843.

El primero de noviembre de 1914 fue el último acto oficial en la ciudad de México de Venustiano Carranza, que visitó el inmueble de la Merced en compañía de Palavicini y Cravioto. Si bien el Museo de Arte Colonial jamás cristalizó, como proyecto estuvo vigente por lo menos hasta el año de 1917. Muestra de ello fue la toma de protesta de Antonio Rivas Mercado como su director, el 11 de mayo de dicho año, y todos los trabajos de adaptación del inmueble.

Precisamente hoy, primero de noviembre de 2014 se cumplen 100 años de esa visita que un fotógrafo testimonió en la siguiente imagen:
Alfonso Cravioto es el último, en orden de izquierda a derecha.

En otra cédula de la Exposición se informa que en 1915, con el gobierno de Carranza de regreso en la Ciudad de México, Alfonso Cravioto encomendó al pintor Jorge Enciso la recién creada Inspección General de Monumentos Artísticos:


Enciso, quien, como Cravioto, había pertenecido al grupo del Ateneo de la Juventud, tenía entre sus nuevas atribuciones la conservación no sólo de los monumentos históricos, sino también de las riquezas naturales:

Me parece que de lo que nos hablan estos tres datos es de un afán por preservar el patrimonio cultural mexicano, minado por las guerras civiles del siglo XIX y también por la ignorancia y el desinterés.

No hay comentarios.: